Cómo conseguir una buena reputación empresarial

Es preferible una buena reputación a grandes riquezas; ser respetado es mejor que tener plata y oro.

Rey Salomón

Estas palabras que escribió un sabio rey hace algunos miles de años son uno de los principios por los que se rige nuestra empresa, Betta Limpiacristales. Te invitamos a conocer, en grandes rasgos, los do’s & don’ts de la reputación empresarial según nuestra propia experiencia.

En esta balanza imaginativa, se colocan dos cosas. En un lado, hacerse un buen nombre y ser respetados como empresa, y en el otro, el dinero. ¿Qué debería pesar más?

Lo general, pero no lo mejor

Lo general entre las empresas de nuestro sector es que si te pueden sacar algún euro más de lo que habíamos hablado, y hacerte algo menos de lo contratado, mejor. Si surgen problemas, mejor darse a la fuga con el dinero que agachar la cabeza, asumir el error y quizá incluso la pérdida. Casos así hay en muchas comunidades de vecinos.

De ahí que sean pocas las empresas de limpieza que tienen un historial intachable de reseñas y opiniones.

Esto no significa que haya una empresa de limpieza perfecta, porque al final, todos cometemos errores en algún momento dado. Pero lo que sí significa es que hay empresas que saben gestionar bien su reputación y su nombre, mientras que a muchas otras les da absolutamente igual lo que digan, porque «la pela es la pela».

Ejemplos de éxito y fracaso

Cuando las empresas se decantan por un bando u otro (reputación o dinero rápido), se ve a la legua. Por eso vamos a poner dos ejemplos, uno de gestión pésima, quizá algo exagerado, y uno de gestión brillante.

Un trabajo que es como dos: el primero y el último

El primero se trata de una casa de limpiezas en Zaragoza.

Esta empresa tiene 2 reseñas, y en ambos casos parece que el trato es pésimo, además de que ya cuentas con que en cualquier momento te la van a jugar.

Reseña negativa con un like que la secunda

No los recomiendan, pero la empresa ahí sigue. Quizá preguntando por el nombre de la empresa podamos encontrar más gente que opina igual. Pero lo cierto es que la empresa continúa funcionando. ¿Cómo lo hacen? Dejando clientes insatisfechos por doquier, pero llevándose la pasta. Eligen el oro a la reputación.

Como dice un buen amigo, esta empresa hace el trabajo una vez, pero como si lo hiciera dos: la primera y la última.

Buena reputación por encima de todo

Pero no queremos perder más tiempo con esto. Pasemos a lo bueno, y para esto daremos nombres: Amazon

Esta empresa asume su responsabilidad de tener una buena reputación en el mercado. Mucha gente piensa que Amazon está en ventaja, y es posible que tengan razón. A día de hoy hasta las personas mayores realizan sus compras por Amazon. Pero todo este flujo de clientes asegurados no resta en ningún momento calidad a su servicio de atención al cliente, que quien haya tenido que hacer uso de él, sabrá que es excepcional.

Conocemos de casos en los que incluso después de haber vencido la garantía, se ha devuelto un producto o cambiado por uno nuevo. Quizá sean cosas que sólo Amazon puede hacer, pero eso demuestra la excelencia en el trato al cliente y lo mucho que aprecian tener una reputación sólida.

Claro, estamos comparando una empresa «milmillonaria» con una empresa de papanatas. Pero a un nivel local y pequeño, se puede ofrecer un trato excepcional al cliente.

Cómo conseguir una buena reputación

Nunca se va a conseguir dejar a todo el mundo satisfecho, lo sabemos. Pero una respuesta a tiempo, un descuento o un servicio sin coste, pueden salvar el esfuerzo de mucho tiempo, e incluso resultar en más trabajo.

Hace más daño un cliente enfadado que uno contento, y es por eso que, si ocurre que por un desliz o error nuestro, el cliente se ha molestado, hay que actuar rápidamente para calmarlo y darle algo positivo en lo que pensar, que de algún modo le compense el posible perjuicio.

Dar una respuesta adecuada, evitará además que se esparza información errónea de nuestra empresa, o recibir reseñas negativas.

Eso sí, si la tónica general es la de quejas y malas opiniones, piensa en lo que te diría Obi-Wan:  «Irás a casa y te replantearás tu vida»

Gracias Obi-Wan

Como hacemos intentamos hacer las cosas en Betta Limpiacristales

En Betta Limpiacristales nos esforzamos al máximo por garantizar un trato al cliente que deje siempre que sea posible un buen recuerdo al cliente, algo positivo, aunque eso a veces signifique pérdida de algún modo para nosotros.

No es nada fácil, pero sabemos que «es preferible una buena reputación a grandes riquezas» o dinero fácil, que se gana pero no te volverán a llamar por listo.

Al final, a quien tiene una buena reputación y es respetado por sus clientes, no le falta de nada, ni siquiera en tiempos de crisis.